Registro de usuarios
Buscar


Búsqueda Avanzada
Presentación
LA FUNDACION BENEFICO-ASISTENCIAL CASCO ANTIGUO

 

Es mi intención desde estas líneas daros, con un sincero sentimiento, la bienvenida a la “Fundación Benéfico Asistencial Casco Antiguo”.

 

Desde aquí queremos mostrar este ilusionante proyecto que, gracias a la generosidad de muchos, está llevando a cabo una labor fundamental para todos aquellos que nos consideramos  cristianos y ciudadanos comprometidos con la sociedad en la que vivimos.

 

Durante los orígenes de la misma (finales de los años 90) hasta hoy, la Fundación ha intentado llevar a la práctica con esmero todos sus esfuerzos para conseguir los objetivos para lo que fue creada: ofrecer una cobertura social, dentro de las posibilidades que tenemos, a aquellas situaciones de necesidad familiar que se nos presentan en la ciudad. Por desgracia, en estos últimos tiempos, dicha demanda de ayudas no ha menguado, sino todo lo contrario. De tal modo, la “Fundación Casco Antiguo” y todos los grupos parroquiales y hermandades que la integran, han venido realizando un esfuerzo, a nivel económico y humano, mucho más severo de lo que hasta ahora se venía haciendo. Así, hemos visto como el número de familias necesitadas se ha ido elevando progresivamente. Por ello, hemos precisado de la ayuda de las diputaciones de caridad de diversas hermandades que han ido sumándose al proyecto. En la actualidad, trabajamos un total de 32 hermandades que permiten hacer posible este sueño.

 

Dicho aumento nos ha hecho reconsiderar nuestra forma de trabajar, especialmente por las reducidas dimensiones que nuestras dependencias situadas en la calle Peral ofrecían. Era de urgente necesidad dotar de un mayor espacio físico el recinto donde ofrecer una ayuda de calidad y dignidad mínimas. Por ello, se procedió al traslado a una nueva sede situada en la calle Narciso Bonaplata nº5- en pleno corazón de la ciudad- y que está dotada de una mayor comodidad para usuarios y voluntarios de la misma.

 

No quiero dejar pasar la oportunidad que se me ofrece para agradecer constantemente a los patronos de la “Fundación Casco Antiguo”. Sin ellos y sin su apuesta decidida por la labor de ayuda a los demás, probablemente no existiría este proyecto y no estaríamos hablando ahora ni de ayuda, ni de caridad, ni de servicio a los más necesitados. Es de bien nacidos ser agradecidos y debemos darle la importancia que merecen, felicitándoles por la generosidad y confianza que han  demostrado ayudando a la ejecución de este ilusionante nuevo proyecto. A todos, muchísimas gracias.

 

Y como no, a los verdaderos músculos que permiten, con su ayuda y abnegación, que el Economato esté vivo día tras día: los Voluntarios. Muchas gracias a vosotros, verdaderos apóstoles contemporáneos que dedicáis vuestros ratos de ocio a la labor del amor a los demás. Gracias a vuestro esfuerzo, a vuestra valentía callada, siempre siguiendo el axioma evangélico “que tu mano derecha no sepa lo que hace tu mano izquierda” y por vuestra constancia en las nobles causas. Tened claro que sin gente como vosotros, este mundo sería un poco menos humano.

 

Muchas gracias

 

Eduardo García Pérez
Presidente de la Fundación